[Ir al contenido]

Perforaciones en el cuerpo

Revisado por: Mary L. Gavin, MD

¿Qué es un piercing?

Un piercing es una perforación realizada en el cuerpo con una aguja. Después, se coloca una pieza de joyería dentro del agujero. Las partes del cuerpo que se perforan con más frecuencia son las orejas, las fosas nasales y el ombligo. Los piercings orales, incluyen los de los labios, las mejillas y la lengua.

Cuando el orificio ya se ha curado, algunas personas optan por ensancharlo para poder llevar ciertos tipos de joyas, como los aretes y las chapas. El ensanchamiento del orificio se debe hacer en incrementos paulatinos para reducir las probabilidades de que se dañe el orificio y se formen cicatrices.

¿Qué debería saber al respecto?

Si estás pensando en hacerte un piercing, primero infórmate bien investigando. Si tienes menos de 18 años, en algunos lugares no te dejarán hacerte un piercing sin el consentimiento de tus padres, y hay otros lugares que exigen que esté presente uno de los padres durante la perforación. En algunos estados, a los menores no se les permite hacerse piercings.

Antes de hacerte un piercing, asegúrate de que llevas al día tu calendario de vacunación (sobre todo en lo relativo a la vacuna de la hepatitis B y la del tétanos). Si tienes algún problema médico (como una cardiopatía congénita, alergias, diabetes, el sistema inmunitario debilitado o un problema hemorrágico), habla con tu médico antes de hacerte un piercing. Si tienes pensado hacerte un piercing en la lengua o en la boca, asegúrate de que tus dientes y encías están sanos.

Así mismo, si tiendes a tener queloides (crecimientos excesivos del tejido cicatrizal), no deberías hacerte piercings.

Aunque los piercings suelen tener una buena aceptación social, algunos piercings podrían ser un impedimento para conseguir trabajo o para avanzar en tu carrera profesional.

¿Cómo puedo hacerme un piercing con garantías de seguridad?

Los piercings están regulados en algunos estados, y no lo están en otros. Si decides hacerte un piercing, investiga un poco sobre los procedimientos de los establecimientos que los hacen y averigua si ofrecen un entorno limpio y seguro a sus clientes.

Cada establecimiento debe disponer de una autoclave (un equipo de esterilización) y debe guardar el instrumental en paquetes sellados hasta que se utilice. Pregunta y asegúrate de que la persona que te vaya a hacer el piercing:

  • es un profesional autorizado
  • se lava las manos antes de iniciar el procedimiento
  • use guantes nuevos y desechables (como los que se usan en los consultorios médicos)
  • usa agujas desechables e instrumental esterilizado
  • usa una pistola perforadora que ha sido esterilizada o que es desechable

El establecimiento debería seguir procedimientos adecuados en el manejo y la eliminación de residuos (como las agujas o las gasas que contengan sangre).

Antes de hacerte un piercing, asegúrate de averiguar si eres alérgico a algún metal. Elije joyas (incluyendo los cierres y las partes traseras de chapas y pendientes) fabricadas con metales que es menos probable que provoquen reacciones alérgicas, como los siguientes:

  • acero inoxidable quirúrgico
  • oro macizo (no bañado en oro ni revestido con oro)
  • niobio
  • titanio

Si consideras que el lugar no está lo suficientemente limpio, si no responden a tus preguntas o si te sientes incómodo por algún otro motivo, dirígete a otro establecimiento para hacerte un piercing.

¿Qué ocurre mientras te hacen un peircing?

He aquí lo que puedes esperar cuando te hagan un piercing:

  • La persona que te vaya a hacer el piercing se debería lavar las manos con agua y jabón bactericida, y llevar unos guantes nuevos y limpios.
  • El área que te quieras perforar (excepto la lengua) se limpia con alcohol u otro antiséptico.
  • Deberías ver que la persona que te va a hacer el piercing extrae las agujas y el equipo de recipientes estériles.
  • Después, perforará tu piel con una aguja muy afilada y desechable.
  • La pieza de joyería, que habrá sido esterilizada previamente, se colocará en el orificio.
  • La persona que te haga el piercing desechará la aguja en un recipiente especial para que no haya ninguna posibilidad de que la aguja o la sangre entre en contacto con otra persona.
  • Luego te dará instrucciones sobre cómo cuidar de tu nuevo piercing y qué hacer si surgiera algún problema.

¿Cuáles son los riesgos de hacerse un piercing?

Es normal tener una leve hinchazón y algunas molestias en el área perforada. La inflamación tiende a ser mayor en los piercings que se hacen en la lengua. Si te haces un piercing a ti mismo, te lo hace un amigo o te lo hacen en un lugar que no está limpio, pueden surgir problemas graves. Asegúrate de que el piercing te lo hace un profesional en un entorno limpio y seguro.

Pero, aunque sigas todos estos consejos, puede haber problemas. Los problemas más frecuentes relacionados con los piercings son los siguientes:

  • dolor
  • infección
  • sangrado
  • cicatrices y queloides
  • reacción alergia a la pieza de joyería utilizada

Las infecciones pueden ir de afecciones leves en la piel o el cartílago, asociadas a enrojecimiento, inflamación, sensibilidad al tacto y pus, a infecciones más graves, como el síndrome de choque tóxico, infecciones de la sangre, tétanos, y hepatitis. Los dientes agrietados o astillados pueden ser un problema en los piercings orales. La inflamación lingual y las piezas de joyería en la boca pueden obstruir el paso del aire, pudiendo provocar graves problemas para respirar. Existe la posibilidad de que una pieza de joyería que se coloque en la nariz se trague o se inhale y acabe en los pulmones.

Dependiendo de la parte del cuerpo que se haya perforado, el proceso de curación puede ser de varias semanas a varios meses. Si te haces un piercing, asegúrate de cuidar bien de él, no te lo toquetees ni te lo hurgues, mantén el área bien limpia, lavándotela con agua y jabón suave (no con alcohol ni con peróxido de hidrógeno). Lávate las manos siempre antes de tocarte el piercing. Si llevas un piercing en la boca, usa un enjuague bucal bactericida que no contenga alcohol o bien otro limpiador bucal que te recomiende tu médico o farmacéutico.

Llama a tu médico de inmediato si tienes sangrado, aumento del dolor o algún signo de infección.

Revisado por: Mary L. Gavin, MD
Fecha de revisión: diciembre de 2017